Saltar al contenido

El deporte, la naturaleza y la salud mental.

Facebookredditpinterestlinkedinmail

Psicología natural: descubre cómo tu salud mental se puede beneficiar de la naturaleza y el deporte.

No hace mucho hablábamos de las flores y las plantas, y de los beneficios psicológicos que puedes percibir al verte inmerso en la naturaleza. Hoy vamos a ir un poco más allá, hablando de la práctica de actividades o deportes al aire libre, y de cómo tu salud mental se puede ver beneficiada por ello.

Decíamos en una entrada anterior que las plantas y las flores ejercían un efecto ansiolítico casi instantáneo, y esto es casi fácil de experimentar en un jardín, un patio o un parque (salvo para las personas con problemas de alergias). Imaginemos el aporte a nuestra calidad de vida que puede darnos un entorno natural, con su riqueza de estímulos, y a la vez de calma. Cualquier entorno natural puede suponer el ambiente perfecto para desarrollar el equilibrio entre la salud física y la salud mental, consiguiendo impactar directamente en nuestra calidad de vida.

La naturaleza mantiene nuestro cuerpo en movimiento, pero también nuestra mente. Nos incita a la reflexión, a la concentración, y a alejarnos de esas cosas preocupantes del día a día (los llamados estresores diarios). Este efecto se consigue con la simple presencia de estímulos relajantes como los que encontramos en plena naturaleza, como los sonidos naturales de un río, del movimiento de las hojas de los árboles, o el canto de los pájaros, pero también con los olores que puede traer ese viento, o las distintas texturas que podemos percibir con nuestro tacto (sin hablar de esa sensación de cuando miramos al horizonte).

A medida que pasamos más y más tiempo en un entorno natural, esos pensamientos negativos que aparecen en lo que conocemos como «rumiación», se van reduciendo poco a poco, a pesar de que nuestra mente no se adormezca.

Además, los entornos naturales favorecen la eliminación del estrés, combaten de forma automática la depresión y la ansiedad, y nos llenan de sensación de bienestar, reducen la hiperactividad. Pero a la vez, mejoran nuestra capacidad cognitiva y nuestra memoria, construyendo una escena en que poco a poco se ejercitan las habilidades necesarias para centrarnos en los distintos aspectos externos e internos del momento presente.

La naturaleza provoca bienestar, en definitiva. Ya hay países en los que se hacen experiencias de inmersión en la naturaleza para buscar una mejoría en el bienestar. Y si además de estar en un entorno natural, aprovechas para practicar algún tipo de actividad o deporte al aire libre, mejor que mejor.

La práctica del deporte es una de las mejores maneras de que nuestro cuerpo genere endorfinas, y más aún si se trata de deportes al aire libre, por el beneficio combinado que hablábamos antes. Pero ¿Qué son las endorfinas?

Sin extendernos demasiado, diremos que las endorfinas son un tipo de sustancias que nuestro cuerpo genera de forma natural y que tienen poderosos efectos analgésicos y ansiolíticos, a la vez que estimulan los centros del placer de nuestro cerebro. No en vano, se las conoce como las drogas naturales del organismo.

La secreción de endorfinas aporta sensación de bienestar y elimina sentimientos negativos, además de reducir la presión sanguínea, retrasar el envejecimiento cerebral, o potenciar las funciones del sistema inmunitario. Para colmo, en la mayoría de situaciones que generan endorfinas se generan también otros neurotransmisores como la dopamina, que aparece cuando recibimos recompensas, la serotonina, que es un potente regulador del estado de ánimo, o la oxitocina, conocida como la hormona del amor.

La práctica del deporte es una de las mejores maneras de que nuestro cuerpo genere endorfinas

Así que, una buena terapia para mejorar nuestra salud mental, reducir nuestra ansiedad o conseguir mejor sensación de bienestar podría ser la práctica de cualquier deporte al aire libre, mejor aún si es en entornos naturales. Para esto, el senderismo, el piragüismo, o cualquier deporte que nos permita pasearnos por un entorno natural puede darnos los dos beneficios.

Para ayudarnos a comprender eso que decimos del doble efecto (beneficios psicológicos aportados por los entornos naturales y por las endorfinas generadas al practicar deporte), podemos ver el siguiente vídeo sobre la intervención que tuvimos en el programa Salud al día, esta vez desde Villafranca de Córdoba, en que además de enseñarnos un pueblo precioso, podemos ver de primera mano el testimonio de personas que practican un deporte de fondo, como el kayak, que combina las endorfinas y los beneficios al aire libre. Sugiero prestar atención a lo que dicen los chicos al practicarlo.

Facebookredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Javier Alcaide Nadales.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Euroserver.es. Política de privacidad: https://euroserver.es/privacidad/ que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Preferencias...
Privacidad